Su historia

La nueva Junta, lo primero que realiza, es estudiar la situación económica del Club y a la vista de la misma, se llega a la conclusión, de que no puede hacer frente a los importantes gastos que tiene la sección de piragüismo, dando el elevado coste de las embarcaciones y transporte para asistir a las cada vez más numerosas Competiciones de tipo Provincial, Regional y Nacional, así como a la expansión de la actividad de las categorías de infantiles, cadetes, juveniles y seniors en varones y damas y se acuerda que el vocal de la Sección de Piragüismo Don José Carlos Paz Sánchez, haga las gestiones necesarias para conseguir un patrocinador que nos ayude en esta labor que se desarrolla con la juventud pontevedresa y que nos reclama cada día mayor inversión. Después de diversos contactos y conversaciones entre el Sr. Paz Sánchez y el jefe de relaciones exteriores de la Empresa Nacional de Celulosas, Don Pedro García Limeses, se logró llegar a un acuerdo, para que esta Empresa fuese la patrocinadora y desde esa fecha la Sección de Piragüismo, participo en todas las competiciones con la denominación de “NAVAL-CELULOSAS”. Este patrocinio nos permitió llegar a ser una referencia importante dentro del piragüismo español. Y así, en diversas ediciones del TROFEO PRINCIPE DE ASTURIAS DE K-4, se clasificó dentro de los seis primero puestos en la clasificación por equipos, incluso delante de selecciones nacionales de reconocida valía. En 1.983, se clasificó Subcampeón de España en la modalidad de Larga Distancia.

En el comienzo de 1.986, la sección de piragüismo cuenta, con cerca de trescientas licencias, un elevado patrimonio en embarcaciones y unas instalaciones de entrenamientos conseguidas con el trabajo de los palistas, ya que en el pañol de embarcaciones, se adoptó un funcional gimnasio y una balsa de entrenamiento (única en Galicia), en donde los jóvenes durante el invierno pueden realizar sus entrenamientos, sin acusar mucho el rigor del frío, con sus vestuarios y duchas con agua caliente. La actual Directiva se marca un reto, que tiene vital importancia, no ya para el Club, sino para la ciudad de Pontevedra y es nada mas, ni nada menos que la construcción de un PUERTO DEPORTIVO EN LAS AGUAS DEL RÍO LEREZ, con cerca de 300 puntos de amarre, pañol de embarcaciones, gimnasio, vestuarios, saunas, taller de reparaciones, local social y un aparcamiento para cien automóviles, y cuyo proyecto se confecciona para presentarlo a las autoridades competentes. Este es el gran reto, que tenemos que ofrecerle a Pontevedra algo que esta pidiendo a gritos y que creemos que con la colaboración de todos podemos conseguirlo.
En octubre de 1.987, la ría de Pontevedra es azotada por una gran tormenta de agua y viento que provoca en el río Lerez una crecida no recordada en Pontevedra y su corriente incontrolada, provocó el arrastre de las embarcaciones que se encontraban fondeadas, hundiéndose muchas de ellas y otras arrastradas hacia el canal, lo que originó grandes pérdidas.
Esta catástrofe, puso más en evidencia, la necesidad de la construcción de un PUERTO DEPORTIVO en donde las embarcaciones pudiesen estar amarradas todo el año, sin correr riesgos innecesarios, a la vez, que permitieran la utilización de las embarcaciones deportivas también en invierno.
La Junta Directiva, antes de finalizar 1.987, se puso en contacto con los organismos con competencias sobre los PUERTOS DEPORTIVOS y estudia la legislación vigente, se procedió a la confección del correspondiente PROYECTO TECNICO DE PUERTO DEPORTIVO EN EL RÍO LEREZ. Proyecto fue pasando desde 1.987 hasta febrero de 1.992, por un sin número de organismos, cuyos informes son necesarios para su aprobación definitiva. Informes que llevaron consigo diversas modificaciones del proyecto presentado.

Finalmente, en el mes de febrero de 1.992 y bajo el número 3.870/92, tiene entrada en el Ayuntamiento de Pontevedra, para la concesión de la correspondiente licencia Municipal obra y apertura de las instalaciones náutico deportivas en la margen del río Lerez. En junio de 1.992 se comenzaron las obras de construcción, del tan deseado PUERTO DEPORTIVO que finalizaron en abril de 1.994, siendo inauguradas las instalaciones portuarias el 16 de abril de 1.994 por el Ecmo. Señor Presidente de la Xunta de Galicia, con lo que se finalizaba la fase de las instalaciones deportivas y quedando pendiente solamente lo que será el futuro local social. A finales del mismo año, se inauguró la estación de servicios de suministro de carburantes, que complementa los servicios ofertados por el PUERTO DEPORTIVO.
Esta instalación náutica, ha cambiado el aspecto del río Lerez, en su tramo comprendido entre los puentes del Burgo y de la Barca, y que actualmente ofrece un rincón de gran belleza, elogiado por todos los visitantes de la ciudad de Pontevedra y desde donde se promocionará el turismo náutico de nuestra ría.