Su historia

En la década de lo sesenta la sección de motonáutica es cuando adquiere mayor importancia, llegando incluso la Federación Nacional de Motonáutica a concedernos la organización de una competición de ámbito Nacional, que tuvo lugar en el río Lerez los días 17 y 18 de junio de 1.967.
Al Club Naval pertenece el Campeón Gallego de esta modalidad Serafín Estévez Alonso, que obtiene un destacadísimo tercer puesto en las regatas celebradas este verano en Málaga, puntuable para el Campeonato de España.

Otra modalidad que va adquiriendo importancia dentro de la sección de remo, es la de bateles, que cala muy hondo en nuestros jóvenes deportistas, lo que da lugar a la formación de diversas tripulaciones, que compiten continuamente.
Con la década de los setenta, iniciamos la segunda parte del historial del Club, o presente, en donde poco a poco va desapareciendo la sección de remo-traineras, bateles y la de motonáutica, hasta su total eliminación a finales de este periodo.
Se pasa a participar ya en competiciones de tipo Regional y Nacional, siendo muy diversa la actuación de los equipos de las secciones que funcionan en el Club: remo (traineras), piragüismo y motonáutica. En este periodo destaca sobre todo, la participación en las diversas regatas de traineras que tienen lugar en el trayecto del río Lerez comprendido entre los dos puentes, en especial por las fiestas de la Peregrina, que poco a poco van adquiriendo mayor importancia, naciendo una sana rivalidad deportiva con los otros clubes del entorno.
A la vez que desaparecen estas secciones, va adquiriendo gran importancia a pasos agigantados, la sección de piragüismo, única que presenta en esta etapa de presente y que alcanza cotas insospechadas. Este presente, de la sección de piragüismo, en donde las antiguas piraguas de armazón de madera y lienzo, van siendo sustituidas por las cada vez, más estilizadas de fibra o maderas nobles, comprende dos partes perfectamente diferenciadas, una que ocupa toda la década de los setenta y otra que comprende a partir de los ochenta. En la primera parte (años setenta), la sección de piragüismo se especializa, en descenso de ríos deportivos y travesías, por ser las modalidades, dentro del piragüismo, que mejor le van a las condiciones de nuestros palistas y además, que sus competiciones son las de mayor arraigo y categoría en el calendario de las competiciones nacionales.

En 1.974 el Club participa ya en los primeros Campeonato Nacionales en la modalidad de pista, categoría 3ª división, en los que se proclama Campeón y por lo tanto el ascenso a segunda División Nacional. En 1.978, logra clasificarse subcampeón de España de segunda División y con lo cual consigue su ascenso a División de Honor del piragüismo español. Categoría en la que se mantiene hasta 1.983, en que por modificación de los reglamentos, desaparece dicha división, que convierte en Primera División, en la que milita actualmente, y en la que fue el representante provincial en solitario durante varios años. Durante esta década, prácticamente gano la totalidad de las pruebas de tipo Provincial que se organizaron por la Federación Pontevedresa de Piragüismo y estuvo casi siempre dentro de lo seis primeros clasificados en las competiciones de carácter Nacional. La última etapa que se inicia en 1.980 hasta la fecha, no puede tener mejor comienzo, ya que se gana el PRIMER TROFEO PRINCIPE DE ASTURIAS DE K-4.

En febrero de 1.981, tuvimos la desgracia de incendiarse el local social y pañol de embarcaciones, ubicado en la Avenida del Uruguay, que es destruido totalmente lo mismo que todas las embarcaciones allí guardadas, quedando el Club en una precaria situación. En este momento, es necesario estructurar de nuevo el Club y analizar el futuro ante la situación precaria, momento en que por circunstancias personales presenta la dimisión el Presidente Don Rafael Lage Beloso, que venia desempeñado el cargo desde hacia varios años y que ahora, no puede continuar por no disponer del tiempo necesario que le exige la nueva situación del Club y se convoca una Asamblea en donde es elegido por unanimidad don Alfonso F. Lage Álvarez.